4 problemas sexuales del hombre y sus soluciones

abr 2, 2018 0 Comments in hombre by

problemas sexuales hombreAfortunadamente, el tema del sexo es cada vez menos tabú y más accesible a todo el mundo. Hoy abordamos un tema que preocupa bastante a la población masculina: las disfunciones sexuales.

A pesar de que prácticamente ningún varón reconocerá públicamente sufrir un problema de carácter sexual más de un 10% de ellos sufren problemas sexuales en algún momento de su vida.

Como ante cualquier problema de salud, lo lógico es buscar ayuda profesional pero en este post vamos a ver cuatro de los problemas sexuales más habituales en el hombre con el objetivo de sentar unas bases de qué puede originar el problema y cómo solventarlo.

Disfunción eréctil o impotencia

Disfunción eréctil total o parcial, más conocida como gatillazo. Quizás el problema más temido por los hombres. Se produce cuando intentan mantener relaciones sexuales con penetración, fracasan en más del 40% de los intentos y el problema continúa sin desaparecer al cabo de tres o cuatro meses. No solo es el problema de la disfunción en sí, sino que esta patología conlleva también problemas de tipo emocional y psicológico que pueden disminuir la calidad de vida del hombre que la sufre.

¿Por qué se origina? Las causas pueden ser de tipo orgánico (por ejemplo diabetes, hipertensión, obesidad o colesterolemia), de tipo psicológico (estrés, problemas de pareja, miedo al fracaso, traumas sexuales, etc.) o una mezcla de las dos anteriores. Además, es muy común perder la erección tras cirugías de próstata; estos casos son muy habituales en la consulta médica. Por eso resulta esencial diagnosticar el origen de por qué falla el mecanismo de la erección para dar con la mejor solución.

¿Hay soluciones? Según el motivo que ocasiona la disfunción, existen distintas opciones de tratamiento: tratamiento farmacológico, hormonal, aparatos de vacío, inyecciones de sustancias vasoactivas, tratamiento psico-sexológico o, en casos más severos, el abordaje quirúgico.

Más información sobre este tema, aquí.

Eyaculación precoz

Esta es otra de las patologías más comunes en nuestros centros. Afecta a más personas de las que cabría imaginar y la buena noticia es que, en manos expertas, tiene solución. En este caso, es un trastorno que se produce en la fase del orgasmo y que ocasiona una eyaculación involuntaria y prematura.

¿Por qué se origina? Puede producirse por motivos orgánicos, como afecciones uro-genitales de uretra y próstata, alteraciones neurológicas, desequilibrios hormonales, alteraciones vasculares o como efecto secundario de tomar algunos fármacos. También puede darse por motivos psicológicos, que es lo más habitual. En este caso también es crucial saber de dónde viene esta patología para poder escoger el tratamiento más indicado para cada paciente.

¿Hay soluciones? Según sea la causa que origina esta patología, se podrá optar por psicoterapia sexual para poder aprender a detectar y controlar el reflejo eyaculatorio, en otros casos habrá que realizar unos ejercicios concretos para el control de la eyaculación que se pueden combinar con medicamentos y, en algunos casos excepcionales, se puede optar por la cirugía para quienes tengan hipersensibilidad en el glande. Lo más habitual en nuestros centros es el uso de medicamentos que producen un retraso en el reflejo eyaculatorio unido a un proceso de psicoterapia (con o sin pareja) además de un aprendizaje de técnicas y ejercicios específicos.

Más información sobre este tema, aquí.

Fuga venosa

En este caso se trata de un tipo específico de disfunción eréctil provocado por una falta de riego sanguíneo en el pene. La erección sí se logra, pero se pierde repentinamente sin lograr alcanzar el orgasmo.

¿Por qué se origina? Porque la sangre de los cuerpos cavernosos no se retiene por fallos en el mecanismo veno-oclusivo del pene y se escapa antes de que el hombre sea capaz de llegar al orgasmo, devolviendo al pene a un estado de flacidez que impide las la relación sexual coital. Esta pérdida de sangre ocasiona un problema de disfunción eréctil que puede ser parcial o total, en casos más severos.

¿Cómo lo soluciono? En este caso, dada la escasa eficacia de los tratamientos farmacológicos para corregir los problemas de disfunción eréctil por fuga venosa, la única opción para restablecer la erección a largo plazo es optar por la alternativa quirúrgica. Salvo excepciones, no recomendamos las inyecciones intracavernosas de sustancias vasoactivas (también llamadas inyecciones para el pene o inyecciones para conseguir una erección) por los efectos secundarios que conllevan y por la incómoda administración de este tipo de tratamiento.

Más información sobre este tema, aquí.

Falta de deseo o anafrodisia

Consiste en una falta persistente o difusa del deseo sexual, de modo que el hombre que la padece no tiene ganas ni deseos de mantener relaciones sexuales. Aunque es más común en mujeres, la falta de deseo en el hombre no es infrecuente y causa malestar y frustración al igual que en ellas. Puede incluso rehuir cualquier tipo de contacto sexual, hasta el punto de experimentar una ausencia total de fantasías eróticas o sexuales.

¿Por qué se origina? Puede producirse por casusas físicas o psicológicas. Entre las causas físicas destaca un bajo nivel de testosterona; entre las causas psicológicas puede ser por problemas de pareja, estrés, ansiedad, depresión, entre otros.

¿Hay soluciones? Si la causa es física, el tratamiento indicado por un experto en andrología consistirá en una suplementación hormonal para recuperar los niveles adecuados. Si los elementos que la provocan son psicológicos, es necesario acudir a un experto en medicina sexual o psico-sexología.


¿Sufres alguno de los problemas que acabamos de explicar y no te decides a pedir ayuda médica? ¿Tu problema es otro y quieres saber si hay solución? Antes que acudir al médico, muchos recurren a internet para buscar soluciones y comprobar si lo que les sucede se puede resolver sin necesidad de acudir al especialista. Nuestro consejo es que una consulta a tiempo puede evitar problemas futuros más graves o más difíciles de resolver. Sal de dudas, reserva tu consulta presencial o a distancia y recupera calidad de vida.