Engrosamiento del pene

¿Puedo hacer que mi pene sea más grueso?

Sí, mediante una intervención quirúrgica para aumentar el diámetro del pene. Técnicamente es posible, pero no todos los casos son aptos para someterse a la cirugía. Una visita médica es requisito esencial para valorar las posibilidades de cada paciente, teniendo en cuenta los factores de riesgo, sus condiciones anatómicas y su estabilidad psicológica por parte de un equipo multidisciplinar.

¿Cuántos centímetros puedo ganar?

Depende de la anatomía del paciente, pero lo habitual es entre 1 y 2 centímetros. En la primera visita, tras una valoración visual de la anatomía del paciente, se podrá predecir con más exactitud según la anatomía del paciente cuáles son las posibilidades quirúrgicas. Las expectativas con respecto a los resultados deben ser realistas, por lo que es muy importante no fijar falsas metas en cuanto a lo que es factible y explicar concienzudamente al paciente en qué consiste el abordaje quirúrgico y el post operatorio.

¿En qué consiste la cirugía?

Un engrosamiento de pene puede realizarse mediante tres técnicas diferentes; las tres emplean grasa del propio paciente.

Lipofilling convencional.

Esta técnica consiste en el uso de grasa autóloga, es decir, propia del paciente. Consiste en aumentar el diámetro del pene mediante una inyección de grasa que se extrae del tejido adiposo del cuerpo del propio paciente, (muslos, bajo vientre o caderas). Se extrae la grasa, se prepara y se inyecta en el pene. Esta técnica tiene una tasa aproximada de reabsorción del 70%.

Lipofilling con puregraft.

En este caso, se emplea una matriz acelular con objeto de filtrar la grasa y potenciar sus condiciones de pureza. Dicha grasa es sometida a un proceso de filtrado, emulsionado y centrifugado específico con el fin de preservar el mayor número de células vivas posible antes de ser inyectada de nuevo. Con esta técnica hay un porcentaje de reabsorción de 55-60% aproximadamente.

Lipofilling

Esta es una técnica que utiliza grasa enriquecida con células progenitoras de fracción estromal, las cuales ayudan a asentar mejor el i