Circuncisión o postectomía

En qué consiste?

Mediante esta sencilla intervención quirúrgica se extirpa el prepucio, de forma total o parcial, para dejar el glande al descubierto de forma permanente. Se realiza bajo anestesia local y la duración es de unos 30 minutos, aproximadamente.

¿Cuándo suele estar indicada?

Normalmente se realiza en casos de fimosis, parafimosis y balanitis.

La fimosis consiste en una estrechez del prepucio que hace imposible descubrir completamente el glande. Esta situación provoca dolor y molestias, sobre todo a la hora de las relaciones sexuales. Con la circuncisión se corrige esta patología cortando la piel sobrante.

Cuando el paciente padece de parafimosis, el prepucio se retrae y es incapaz de volver al estado inicial provocando una hinchazón en el glande ya que éste queda “ahogado” por la piel. Es necesario, por tanto, una extirpación del prepucio para que no afecte a la zona del glande.

Si lo que ocurre es que el glande se ha infectado y provoca molestias o dolor, estamos ante un caso de balanitis. La circuncisión en estos casos previene una infección mayor o una extensión de la infección al resto del área genital.

¿Se puede realizar una circuncisión, sin fimosis, por motivos estéticos?

Además de por razones médicas, como las citadas anteriormente, algunas personas optan por la circuncisión por motivos religiosos, culturales o para facilitar la limpieza de la zona.

¿A partir de qué edad se puede realizar esta intervención?

La circuncisión puede realizarse al cabo de las pocas horas de nacer un varón, dado que las sinapsis nerviosas del área genital no están formadas aún y resulta menos doloroso para el bebé. De lo contrario, habría que esperar 3 meses para poder someterle a esta intervención. A partir de ese momento, cualquier persona puede someterse a una circuncisión.

¿Qué beneficios tiene la circuncisión?

Este tipo de intervención quirúrgica le ayudará a prevenir infecciones del tracto urinario ya que la limpieza del área genital es mucho más fácil. Asimismo, ayuda a prevenir un tipo de cáncer muy poco frecuente pero que tiene mayor propensión en varones no circuncidados: el cáncer de pene. Evita sufrir patologías como fimosis, parafimosis o balanitis.

¿Cómo es el postoperatorio?

El paciente abandona el hospital tras la intervención y podrá reanudar su actividad rutinaria, siempre que se eviten esfuerzos, el ejercicio físico y cargar peso. Se debe cuidar la herida quirúrgica y extremar las medidas higiénicas hasta que se caigan los puntos (entre 12 y 16 días aproximadamente). En cuanto a la actividad sexual, es posible retomarla una vez recibida el alta médica, normalmente a la cuarta o quinta semana tras la intervención.


¿No puede acudir a consulta de lunes a viernes? Le ofrecemos la posibilidad de reservar su cita los sábados en nuestro centro de Palma de Mallorca.

Llame al 971 714 733 o escriba a consultas@haysoluciones.com

Like it?
More sharing options

-*+En qué consiste? Mediante esta sencilla intervención quirúrgica se extirpa el prepucio, de forma total o parcial, para dejar el glande al descubierto de forma permanente. Se realiza bajo anestesia local y la duración es de unos 30 minutos, aproximadamente. ¿Cuándo suele estar indicada? Normalmente se realiza en casos de fimosis, parafimosis y balanitis. La…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × cuatro =