¿Cómo combatir la cistitis?

nov 2, 2016 0 Comments in hombre, mujer, Posts with video, Salud by

cistitis

¿Alguna vez se te ha estropeado un plan prometedor por culpa de una sensación incómoda o dolorosa en la zona genital? ¿Te ha pasado a ti también tener continuamente ganas de hacer pis y sentir molestias al orinar? No te preocupes, es más frecuente de lo que puedas pensar. La cistitis es un problema que afecta a un elevado porcentaje de la población pero que tiene solución si formamos equipo con un experto para combatirlo.

¿Qué es la cistitis y cómo se produce?

La cistitis es una inflamación aguda de la vejiga urinaria debida a una infección por la invasión de microorganismos. Normalmente la responsable es la bacteria E. coli, que vive en el intestino de los seres humanos y que suele ser inofensiva en la mayoría de los casos, salvo algunas cepas más peligrosas. Lo habitual es que el propio cuerpo deseche estas bacterias con la orina, por lo que es indispensable beber abundante agua (entre 1 litro y medio y 2 litros al día, según la constitución y la alimentación de cada persona). No obstante, en ocasiones estas bacterias se adhieren a las paredes uretrales o la vejiga y se multiplican tan rápido que no se pueden expulsar todas con la orina. Es entonces cuando se produce una inflamación que deriva en cistitis.

¿Cuáles son los síntomas?

Los más frecuentes son molestias y dolor al orinar, sensación de quemazón o ardor en la micción, necesidad urgente y/o frecuente de orinar, color turbio de la orina y olor fuerte de la orina. Otros síntomas son dolor en la zona del costado, dolores o molestias al mantener relaciones sexuales y sensación de fatiga. Sin embargo, los síntomas pueden variar según cada paciente.

El doctor Manuel Fernández Arjona explica en este vídeo los síntomas y los factores de riesgo de la cistitis:

¿Hay diferentes tipos de cistitis?

Se puede hablar de la cistitis bacteriana o infecciosa, que es la ocasionada por infección de bacterias, y de cistitis no infecciosa, que no tiene causa específica y que es común en las mujeres de edad fértil. Esta última puede derivar del uso de aerosoles de higiene femenina, espermicidas o como consecuencia de reacciones adversas a ciertos medicamentos. Asimismo, puede derivar del uso prolongado de un catéter o por complicaciones de otras patologías ya existentes. Es recomendable acudir a un especialista para que determine el origen de la cistitis y el tratamiento más adecuado para cada caso.

Por otro lado, se pueden diferenciar cistitis esporádicas (solo existe un episodio de forma puntual) o cistitis de repetición (existen más de 3 episodios en un periodo de 12 meses). De acuerdo con una investigación realizada conjuntamente por el Hospital General Universitario de Valencia y el Hospital Quirón, el 37% de mujeres sufre al menos un episodio de cistitis en su vida y el 12% las padece de forma recurrente.

¿Es habitual?

Es una patología muy común, sobre todo en las mujeres. Según la Asociación Española de Urología, la cistitis afecta especialmente a mujeres entre 18 y 39 años “coincidiendo con la edad de máxima actividad sexual en la mujer”. Esta asociación también apunta que alrededor del 50-60% de mujeres en fase premenopáusica padece alguna infección del tracto urinario y que, de ese baremo, el 90% es cistitis.

No obstante, los hombres también sufren episodios de cistitis, en ocasiones debido a una dilatación de la próstata que, al frenar el flujo de orina, aumenta el riesgo de infección.

La cistitis es habitual en personas que se someten de manera frecuente a exámenes médicos con tubos o catéteres o aquellas personas que necesitan sondas. La incidencia de esta patología es mayor en pacientes de edad más avanzada, ya que disminuyen progresivamente las facultades del sistema nervioso para controlar la vejiga. Del mismo modo, ante un desajuste del sistema inmunológico existe un mayor riesgo de sufrir un episodio de cistitis.

Las personas que padecen diabetes, hipercalcemia o inmunodepresión se consideran más propensas a padecer episodios de cistitis.

Padecer cistitis es algo muy habitual y puede ocurrir a cualquier persona, sin embargo, con un tratamiento adecuado y en manos de un buen especialista, es un problema exento de riesgo.

¿Qué tratamientos existen?

Lo primero y más importante es acudir al experto para que nos confirme cuál es el origen de la cistitis y que tenga en cuenta todo nuestro perfil con analíticas de sangre y orina y cualquier antecedente que pueda aportar más información.

Normalmente, si está provocada por una bacteria nos recetará antibióticos y si la causa un virus nos recetará antivirales. Como recomendaciones generales, los expertos recomiendan beber grandes cantidades de agua para limpiar bien los conductos urinarios y evitar durante los episodios de cistitis el tabaco, la ingesta de alcohol y las comidas con muchas especias.

¿Qué puedo hacer yo para evitar contraer una cistitis o mejorar los síntomas?

 Hábitos alimentarios. Algunos alimentos y bebidas están desaconsejados cuando el paciente sufre un episodio de cistitis, como es el caso de quesos muy fuertes o fermentados, lácteos enriquecidos con nata, carnes muy grasas, embutidos, tocino, morcilla, pasta poco cocida, frutas confitadas o escarchadas, frutas en almíbar, bebidas alcohólicas, café o té con alto contenido de teína, productos de repostería, chocolates y fritos con alto contenido graso. En cambio, es conveniente añadir a la dieta zumos naturales, especialmente de arándano rojo americano, verduras y hortalizas (alguna de ellas cruda), pescados, carnes y huevos en las raciones que marca una dieta saludable.

Hábitos higiénicos. Además de una correcta higiene en la zona genital, que no sea excesiva para no eliminar la flora natural genital, pero que no escasee tampoco, en el caso de las mujeres es recomendable que al orinar se limpien de delante hacia atrás. Una medida de seguridad para evitar casos de cistitis es orinar tras mantener relaciones sexuales, ya que de ese modo se eliminan las potenciales toxinas que accedan a la uretra y provoquen una infección. Por último añadir que es necesario no permanecer largos períodos de tiempo con un bañador mojado o con humedad en la zona genital, que supone un foco propicio para dar lugar a infecciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × cinco =