Consejos para el post-operatorio de cirugía urológica y andrológica

ago 2, 2017 0 Comments in blog, hombre by

SONY DSC

Tras una intervención quirúrgica urológica o andrológica, es fundamental que el paciente contribuya para que los resultados post-operatorios sean satisfactorios y cumplan con los objetivos marcados previamente con el médico especialista. A continuación incluimos algunas preguntas frecuentes que pueden ayudar a pacientes recientemente operados del aparato genitourinario y que contribuirán a llevar un proceso post-operatorio más confortable, disminuyendo a la vez el riesgo de que surjan complicaciones post-operatorias.

¿Puedo trabajar al día siguiente de la intervención?

Todo dependerá del tipo de trabajo que realice y del tipo de intervención:

·         Intervenciones ambulatorias: Si el trabajo del paciente es de oficina y requiere estar sentado, no existe ningún impedimento para retomar su actividad laboral la misma tarde de la operación. Eso sí, sería conveniente evitar posturas en las que se cierren las piernas para no presionar la zona donde se halla la herida quirúrgica, así como levantarse cada 30 minutos para favorecer la circulación y oxigenación de la misma.

·         Intervenciones con ingreso en el hospital: Aunque el cirujano es quien indicará el momento idóneo para dar de alta al paciente y quien especificará qué tipo de trabajo puede realizar, lo ideal es guardar reposo tras este tipo de operaciones y esperar en torno a 48 horas antes de volver a retomar su actividad laboral. Si el trabajo del paciente requiere un esfuerzo físico considerable, deberá solicitar unos días de baja para evitar posibles complicaciones y guardar un reposo relativo hasta que el doctor indique que puede retomar sus actividades rutinarias sin ningún problema.

¿Qué significa hacer “reposo relativo”? 

Hacer reposo relativo significa no hacer esfuerzos físicos que supongan movimientos repentinos o bruscos, así como levantar peso o hacer deporte.

Aunque parezca un esfuerzo mínimo o un movimiento leve y controlado, las cadenas musculares de nuestro cuerpo se ponen a trabajar y ocasionan el desplazamiento de músculos aledaños a la zona de la herida quirúrgica. Sin darnos cuenta, estos movimientos producen estrés en esa área que ha sido sometida a la cirugía y que por tanto está más sensible. Evitar este tipo de esfuerzos guardando reposo relativo favorece el proceso natural de curación tras la intervención.

Asimismo es recomendable no permanecer muchas horas seguidas de pie o sentado, sino ir variando la postura siempre con precaución de no aplicar mucha presión en la zona de la herida quirúrgica.

Entonces, ¿no puedo hacer deporte?

Durante los primeros días no podrás hacer deporte para evitar la formación de edemas, la rotura de puntos (de haberlos) o la aparición de hematomas. Lo ideal es esperar al menos 15 días para retomar la actividad deportiva en cirugías ambulatorias, y aproximadamente entre 4 y 5 semanas tras una cirugía que requiera ingreso en clínica. En todos los casos será  el médico quien debe indicar específicamente si el paciente puede o no hacer deporte.

¿Y las relaciones sexuales? 

Del mismo modo que con el deporte o el ejercicio físico, es necesario observar un periodo de abstinencia hasta retomar  las relaciones sexuales con seguridad. El tiempo varía en función del paciente y del tipo de intervención, pero lo habitual es esperar de 4 a 5 semanas para cualquier tipo de actividad sexual, incluida la masturbación.

¿Qué cuidados debo tener con la herida quirúrgica? 

Es fundamental mantener una estricta higiene en la zona intervenida para evitar posibles infecciones, para lo cual se deben usar jabones con pH neutro. También se debe prestar una especial atención al lavar y secar la zona, ya que hay que hacerlo con delicadeza.

En ocasiones, el doctor puede pedir al paciente que se haga curas en casa con Betadine jabonoso para que el lavado sea más antiséptico y profundo. En este caso, el paciente tiene que prestar especial cuidado a la higiene y lavarse bien las manos antes y después de las curas.

Por otro lado, es necesario llevar ropa interior de algodón que aporte la sujeción necesaria para mantener los genitales con un movimiento limitado. También es preferible evitar ropas demasiado ajustadas y optar por prendas que faciliten una mayor holgura.

¿Es posible que surjan problemas en caso de que no se signa los cuidados post-operatorios?

Si se ignoran los consejos del médico podrían surgir complicaciones como la aparición de edemas, infecciones o hematomas que incluso podrían precisar de una re-intervención quirúrgica que pospondría el proceso de recuperación del paciente. Seguir las recomendaciones post-operatorias no garantiza la ausencia de complicaciones tras una cirugía pero las reduce al máximo. Por eso es fundamental seguir a rajatabla las indicaciones médicas. Si surge cualquier duda, lo mejor es preguntar directamente al médico para que le dé las pautas necesarias para su pronta recuperación.