Vasovasostomía: ¿Puedo ser padre aunque me haya hecho una vasectomía?

ene 19, 2017 0 Comments in hombre, Salud by

La vida da muchas vueltas y nunca sabemos lo que nos aguarda el futuro. Algunas personas creen firmemente que no desean tener hijos y, de repente un día, pueden conocer a una pareja que les derrumbe por completo unas preferencias que creían sólidas. Como ser padre. Pero, ¿y si ya se ha dado un paso para evitar tener (más) hijos? ¿Y si el hombre se ha sometido a una vasectomía para no tener descendencia? ¿Puede “deshacerse”? Existe un procedimiento que permite revertir los efectos de la vasectomía: la vasovasostomía. ¿Sabes lo que es? Te lo explicamos todo a continuación.

¿Qué es la vasovasostomía?

La vasovasostomía o vasoctomía reversible es una de una intervención quirúrgica que une de nuevo los conductos deferentes previamente seccionados y ligados para evitar el paso de los espermatozoides.

Es, por tanto, una reversión de la vasectomía que se propone a pacientes que desean tener hijos tras una vasectomía o a pacientes que padecen de dolor testicular por un granuloma espermático secundario a una vasectomía.

¿Cómo se lleva a cabo esta operación?

vasovasostomiaEl primer paso en la vasovasostomía es efectuar una incisión. A continuación, se seccionan los extremos obstruidos del conducto y se realizan cortes en el segmento proveniente del testículo.

Estos cortes tienen como objeto comprobar la existencia de líquido seminal procedente del testículo y examinar con el microscopio su calidad.

Si existe presencia de espermatozoides, se inyecta suero salino en el deferente para garantizar su permeabilidad. Después, se aproximan los extremos sanos de los conductos deferentes y se unen con agujas e hilos de un tamaño microscópico.

Se trata de una intervención realizada desde el escroto y con anestesia local raquídea con sedación o general, según las indicaciones del médico especialista y las particularidades de cada paciente.

La vasovasostomía es una operación compleja que precisa de un especialista en urología y andrología con experiencia previa. Se realiza mediante microcirugía y dura entre 2 y 4 horas.

Una vez realizada, ¿cuándo volveré a ser fértil de nuevo?

En torno al 80% de los pacientes empieza a presentar espermatozoides en el líquido seminal al cabo de 30 días, a partir de entonces la calidad del semen aumenta progresivamente.

Aunque depende de cada persona, lo habitual es que entre los 3 y 6 meses tras la intervención el paciente consiga recuperar la fertilidad.

¿Se puede realizar en cualquier momento tras la vasectomía?

En el Instituto de Medicina Sexual del doctor Rosselló se ha logrado revertir vasectomías de hasta 15 años de antigüedad. Más allá de ese lapso de tiempo, las probabilidades de éxito disminuyen y es más complicado restaurar la fertilidad del paciente.

En cualquier caso, lo primero es acudir a consulta para ver el estado de los conductos deferentes y realizar un reconocimiento que indique si es posible someterse a una vasovasostomía.

¿Cómo son los cuidados postoperatorios tras la vasovasostomía?

  • No deberás realizar esfuerzos físicos fuertes durante al menos 10 días.
  • Si tu trabajo conlleva estar sentado, puedes retomar tu actividad laboral al cabo de 3 o 4 días. Si tu trabajo exige moverte bastante, lo ideal es esperar al menos una semana antes de reincorporarse.
  • Evita realizar deporte durante las tres primeras semanas tras la cirugía.
  • Abstente de tener relaciones sexuales durante 15 o 20 días tras la intervención.
  • Recuerda regresar a consulta para ver el progreso y la evolución de la cirugía.
  • Pregunta a tu médico especialista ante cualquier duda o molestia que te surjan.

¿Qué hacer si la vasovasostomía no es eficaz? ¿Hay otras opciones para tener descendencia?

Si no tiene éxito la vasovasostomía, el paciente y su pareja tienen la posibilidad de realizar una inseminación in vitro con ICSI, es decir, con una inyección intracitoplasmática que extrae espermatozoides de los testículos, el epidimo o el conducto deferente mediante una biopsia o mediante punción.

Esta opción es especialmente indicada cuando la mujer sobrepasa los 40 años, ya que existen mayores probabilidades de éxito para la fecundación, así como en casos en los que solo se desea de forma puntual tener un hijo, por lo que la vasovasostomía no sería necesaria.

Por otro lado, la fecundación in vitro (FIV) con ICSI es más rápida en cuanto a la gestación, ya que el tiempo entre la aplicación de este método y el posible embarazo es relativamente corto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 × 1 =