CÁLCULOS URINARIOS. UROLITIASIS

¿QUÉ SON LOS CÁLCULOS URINARIOS?

También llamados urolitiasis o más popularmente "piedras" o "arenillas" (si son de menor tamaño), son unas partículas sólidas, generalmente de composición mineral, que se forman en los riñones y que pueden desplazarse al resto de la vía urinaria (uréteres y vejiga).

¿De qué están formados los cálculos? 

Hay de diferentes tipos: oxalato cálcico (lo más frecuente), ácido úrico, fosfato amónico magnésico, cistina, etc. Ello nos da idea de la variedad y complejidad de la urolitiasis, ya que no todos estos tipos de "piedras" se resuelven con el mismo tratamiento.


¿Qué síntomas producen los cálculos urinarios?

Lo más habitual es el temido cólico nefrítico que se manifiesta con un intenso dolor en la zona lumbar que se desplaza hacia la ingle y genitales del mismo lado, con malestar, náuseas y vómitos. En ocasiones, puede acompañarse de molestias urinarias y/o hematuria (sangre en la orina). Pueden ser causa de infecciones urinarias. A veces no causan dolor alguno y se descubren al hacer una radiografía o ecografía.


¿Están todos los cólicos nefríticos causados por cálculos?

No, aunque es la causa más frecuente. El cólico nefrítico indica que una vía urinaria se ha obstruido (aunque sea momentáneamente) y las obstrucciones las pueden provocar no sólo los cálculos, sino también coágulos, estenosis (estrechamiento de la uretra), tumores, etc.


¿Deben ser estudiados todos los casos de cólicos nefríticos por el urólogo?

Sí, por supuesto.  Aunque en la fase aguda de dolor cualquier médico está perfectamente capacitado para tratarlo correctamente, ello no excluye que posteriormente sea el urólogo quien deba realizar el estudio para averiguar qué lo provocó y proponer las medidas idóneas a cada caso para que no se repita.


¿A qué se debe que se formen cálculos en la vía urinaria?

Es una pregunta extraordinariamente compleja, ya que pueden ser tanto secundarios a enfermedades generales (hiper-paratiroidismo, hiperuricemia, etc.), como a alteraciones intrínsecas de la composición de la orina (hipercalciuria, hiperoxaluria, déficit de citrato...), así como a otras patologías de la vía urinaria (malformaciones congénitas, infecciones urinarias, obstrucciones...) Sólo un completo estudio urológico permite diagnosticar a qué son debidos.


¿Cómo se tratan las piedras de la vía urinaria?

No hay un único tratamiento estándar; debe individualizarse para cada paciente, ya que depende del tipo de cálculo, de su tamaño, su localización, la posible asociación con otras patologías urológicas, así como de las complicaciones individuales que puedan provocar (dolor, infecciones, etc.)


¿Cuáles son los métodos de tratamiento de que dispone el urólogo?

 

Básicamente son:
· cirugía clásica de extracción del cáculo. 
· la litotricia extracorpórea por ondas de choque (popularmente conocida como "bañera").
· la nefrolitotomía percutánea.
· los tratamientos endo-urológicos (extracción o fragmentación de los cálculos a través de conducto urinario). 
 

Estos tratamientos no son excluyentes entre sí, en ocasiones hay que asociarlos para resolver un cálculo.


¿Hay medicamentos que disuelvan los cálculos?

Sólo es así para los de ácido úrico. En el resto de casos (que son la mayoría), si la piedra no es lo suficientemente pequeña como para que se expulse espontáneamente (a lo que ayuda una abundante ingesta de líquido), habrá de aplicarse algunos de los métodos previamente comentados.


¿Hay alguna forma de prevenir la formación de cálculos?

La medida más efectiva es beber muchos líquidos (sobre todo agua), a fin de orinar en grandes cantidades y conseguir que la orina estará más diluida y dificulte el que precipiten las sustancias que forman los cálculos.

Adicionalmente hay algunas medidas dietéticas concretas, pero dado que hay muchos tipos diferentes de cálculos, no se pueden dar recomendaciones generales. Sólo tras el estudio urológico en cada caso se podrá hacer, si ello es necesario.

 

Newsletter

Política de Privacidad | Política de Calidad
© Centro de Urología, Andrología y Sexología, 2014 - 110